En Memoria de Don Gonzalo Morales Sáurez (09/1945-12/2017)

Gonzalo Morales

Desde niña me ha apasionado el arte y desde muy temprana edad mis padres se encargaron de estimularlo.  En especial mi mamá, quien siempre me llevaba a los talleres de arte y pintura que impartían los artistas en sus espacios de trabajo.

En 1992 conocí al Maestro  Gonzalo Morales. Tenía 17 años y sí … mi mamá lo había contactado para que me diera clases de pintura. Hoy cómo se lo agradezco.

Llegue a su casa y con su voz fuerte y grave me recibió diciéndome, «Vamos a ver qué tanto sabe.» Me dió un papel, unas tizas pastel, un caballete, una tabla y me solicitó que me acomodara y preparara. Así lo hice y cuando estuve lista me dijo,  «¿Ve esa violeta que está sobre ese tablón? Bueno, ahí está su proyecto … hágalo. Y así lo hice. Eso sí, con muchos nervios, pensando que si no lo hacía bien no me iba a permitir estar en su taller. Pasaron varias horas y los resultados fueron positivos. Y así fue como inició mi relación de estudiante con el Maestro.

La cuadrícula, el masking, la regla, el grafito, la foto de referencia, el óleo, la academia, … todo eso y más formaban parte de las clases y los resultados tan gratificantes.

Ese primer encuentro con Don Gonzalo fue breve pero intenso,; aprendí bastante.

Por razones profesionales, me ausenté de mi participación en estos talleres de arte y en el 2010 tuve una segunda oportunidad de volverme a comunicar con Don Gonzalo.

Todos los martes en la tarde hasta finales del 2016 nos encontrábamos en la Galería Valanti.  De 2 pm a 5 pm. Seis años muy bien aprovechados y disfrutados.  Dibujamos, pintamos, coloreamos con lápices de color,  conversábamos de historia del arte,  del arte costarricense, de la vieja  escuela, de sus vivencias y experiencias … un sinfín de temas que tardaría horas en escribir.

Quienes tuvimos la dicha de compartir con Don Gonza, fuimos bendecidos y privilegiados. 

Don Gonza falleció un 22 de diciembre del 2017 mientras dormía. No tuve la oportunidad de despedirme y con estas palabras que detallo resumo lo que aprendí del Maestro.

Al Maestro

A una extraordinaria persona, amigo y artista.

Cálido, amoroso, alegre, paciente, con un sinfín de anécdotas y una mente brillante. No se le olvidaba ni un detalle, ni un momento, ni un instante. 

Lo conocí porque fue mi maestro. De él aprendí de la academia, de su trabajo, pero lo que más aprendí fue de su humildad y de su capacidad para respetar el pensamiento y el lenguaje artístico de cada uno de sus pupilos.

Su ausencia cala en lo más profundo de mi corazón. Don Gonza … gracias por sus enseñanzas paciencia y por su apoyo incondicional.

Nos deja un gran legado a través de su trabajo y como ser humano. 

Roxana Ramirez, María Nielsen Alvarado, Daniela Vargas, Margarita Solis, Marta Antillón y Gonzalo Morales Sáurez (de derecha a izquierda)

Datos importantes del artista:

Nació el 9 de julio de 1945, en la ciudad capital
de San José.
Su padre, Gonzalo Morales Alvarado (1905-1986), fue
pintor y maestro, por lo que Morales hijo
estuvo expuesto a una gran variedad de arte durante su crianza. Su trabajo es mejor conocido en el campo del hiperrealismo, siendo uno de los pintores más influyentes de Costa Rica de la segunda mitad del siglo 20.
En 1970 realiza su primer exposición y fue galardonado con una beca para estudiar grabado calcográfico en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, España. Durante su estancia en España, también estudió en el monasterio románico de San Cougat del Valles en Barcelona, ​​donde aprendió el arte de la pintura al fresco. Tras superar con éxito la organización de tres exposiciones más y de ser aceptado en un programa importante en España, Morales regresó a Costa Rica, donde ganó el Premio Nacional Aquileo Echeverría de Artes Plásticas, así como el Premio Enrique Echandi.
Las obras de Morales muestran retratos, escenas con muebles, cajas de embalaje, fachadas antiguas, patios, salas o espacios deshabitados. Algunas de las pinturas más famosas de Morales incluyen «Jacket de cuero»,  la cual pintó en 1975, y «Retrato de Rosa», una obra creada en 1996.
En la actualidad, su trabajo se puede apreciar en exposiciones en Europa y America.
En Costa Rica sus pinturas se exponen en varios lugares tales como, Asamblea Legislativa, Museo Nacional de Costa Rica, Museo de Arte Costarricense, Museos Del Banco Central de Costa Rica, entre otros. Falleció el 22 de diciembre del 2017.

Deja un comentario