Nueva temática y nuevo planteamiento figurativo de Marijose Terán

 

Nueva temática y nuevo planteamiento figurativo de Marijose Terán

Ser siempre un artista “militante” de la figuración es un permanente reto, puesto que se hace refractario a las modas al establecer una fidelidad a su sensibilidad y quehacer pictórico, así como también un vínculo indisoluble con las maneras expresivas adaptadas a su propia realidad como creador: esta es Marijose Terán. En 2008 escribí un texto sobre la obra de esta persistente joven costarricense cuyo contenido podría estar aún vigente, solo que ahora los cambios son notables tanto en una nueva temática como en un nuevo planteamiento figurativo que tiende más a la minuciosidad descriptiva y a una narrativa, que la presentan con propiedad dueña de una variante  hiperrealista con sus infinitos juegos visuales adaptados a la percepción del espectador y a una realidad que de tanto ser “real” se percibe como parte de una imaginación asociada a los recodos de la memoria y el ensueño; por ello en el largo texto menciono que su expresión plástica “Es el juego del arte que conduce a ensoñaciones más allá de la mirada furtiva. Es la atracción hacia lo que emerge desde las transparencias profundas de una tela. Es la pintura de Marijose Terán, artista profundamente figurativa, que recurre a lo descriptivo y preciso en la representación del objeto de su interés. Sin tema específico, ella explica, a través de lo visual, una condición naturalista, aunque no imitativa, como medio significativo para despertar emociones y sensaciones en el espectador”.

Luego de varios años alejada de las exposiciones pero no de estar frente al caballete, realiza una exposición personal; recordemos que a Marijose le lleva más de dos meses sumergida en un trabajo de laboriosos detalles y con la utilización de una técnica mixta de recortes de periódicos, telas, sedas, acrílico, carboncillo, hojilla de oro, lo que complica mucho más la realización de una pintura que tiene como base un dibujo técnica e impecablemente  extraordinario. En esta exposición presenta un conjunto de pinturas cuya compleja temática le ha demandado muchas horas de trabajo, aparte de las necesarias, además de amplios formatos que para llegar a su total expresión exigen una total dedicación.

Dos aspectos son fundamentales en la pintura de Marijose Terán. Por un lado, el fino dibujo que elabora sobre el soporte y por otro, la riqueza cromática y textural con la que va construyendo la arquitectura pictórica de la superficie pictórica. En este juego formal, las imágenes parecen emerger desde el interior de la obra , al mismo tiempo que se mueven hacia el exterior y, como una ilusión óptica, aparecen frente al espectador. Estas son imágenes femeninas, libros, desechos de tubos usados de pintura, unas sillas amontonadas, un autorretrato, el retrato de una hija, un florero con lirios con un rico collage de fondo, un grupo de libros arrumados en desorden como un homenaje al saber del arte;  todos parecen que de tanto realismo abandonan la objetividad de su naturaleza para entregarse a la fuerza de extrañas emociones que, sin duda, se cristalizan en un espacio y un tiempo indefinidos. La artista las envuelve en simulados ricos ropajes de sedas y pedrederías, en exuberancia de vida, de color y más color.

La pintora artista Marijose Terán apunta hacia la excelencia, hacia el virtuosismo formal en lo dibujístico y lo cromático sin traspasar la frontera del rigor figurativo para ofrecer al espectador una emoción, un sentimiento y un sueño.

 

Bélgica Rodríguez

Investigadora y crítico de arte. M.A. y Dra. en historia del arte

Caracas, 28 de agosto 2018

 

 

Deja un comentario